Carpetazo al PAI del Rajolar de la Pobla de Vallbona que preveía más de 900 viviendas al incumplir el agente urbanizador su obligación de iniciar las obras en el plazo previsto

El pleno se incauta de 98.000 euros de la fianza

Poco a poco se van conociendo más detalles del futuro de los terrenos ubicados en el conocido popularmente como el Rajolar de la Pobla de Vallbona. Tras años de espera y espera, incluida una crisis económica e inmobiliaria brutal, el ayuntamiento local ha despejado algunas de las incógnitas que quedaban por despejar, como el tiempo que tardaría en desposar a la empresa urbanizadora de esta condición jurídica. El pleno del Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona ha aprobado retirar esta condición a la mercantil que desde el año 2001 la ostentaba con el objetivo de urbanizar los más de 50.000 metros cuadrados de que constan los terrenos y en su interior construir más de 900 viviendas. No solo ello, sino que, además, el pleno se ha incautado de los 98.000 euros que en su día depositó la empresa para poder iniciar las obras. La decisión se toma a instancias del Consell Jurídic valencià que ha avalado las actuaciones emprendidas en este programa urbanístico del que no existe ningún rastro. Precisamente, esta situación de parálisis es la razón que arguye el consistorio, y posteriormente el Consell Jurídic, para retirar la condición de agente urbanizador a la empresa que, pese a sus promesas del año 2012, no ha colocado un solo ladrillo en el proyecto prometido. 

A la vista de los hechos, el pleno del Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona no ha tenido otra opción que retirar la condición del agente urbanizador a esta empresa, incluida la incautación de la fianza, como paso previo a la anulación definitiva del plan urbanístico ya que su ejecución, en los términos en los que fue planteada en el año 2001 cuando se firmó el convenio, no tiene nada que ver con la situación urbanística y económica de la actualidad. Atrás quedan muchas expectativas económicas y financieras surgidas al amparo del fragor y auge boyante del urbanismo que imperó durante casi dos décadas en territorio valenciano. El PAI del Rajolar aprobado en el año 2001 preveía hasta la construcción de 900 viviendas distribuidas en alturas de ocho pisos como máximo, en una suerte de Seseña en la que podría habitar hasta casi 3.000 personas si el plan se ejecutaba en los parámetros previstos inicialmente. En el interior de este complejo urbanístico se preveía alrededor de 8.000 metros cuadrados en materia de zonas verdes. Las directrices refrendadas en aquel momento estaban sujetas a la filosofía del plan general de ordenación urbana (PGOU) del año 1995, bajo cuyo yugo se ha configurado buena parte del término municipal, tal y como hoy la conocemos. El PAI del Rajolar es uno de los más conocidos en el ámbito de la Pobla de Vallbona por cuanto sobre su extensión se levantó una fábrica dedicada a la fabricación de los ladrillos que durante muchos años dio trabajo a muchos habitantes, no solo de la localidad sino del resto de municipios valencianos. 

1 Comment

  1. La historia de este solar tiene sus blancos y negros, pues cuando los socios Burgos y Carpio compran los terrenos y en él levantan el racholar, en ese tiempo la Pobla de Vallbona vive tiempos de gran prosperidad pues todo dios tiene trabajo y vive. Posteriormente dichos empresarios amplían su negocio y durante unos años este se mantiene.

    Cuando por las puñetas de los malos gobernantes, unos ilusorios y otros timadores, todo se para, la industria cerámica de la Pobla de Vallbona se hunde. Incluso el racholar quiebra. Quedando el solar mencionado en manos de los bancos que a su vez lo subastan pasando diversas manos especulativas, en donde la ultima se propone hacer un cerrado barrio urbano con un sonado numero de pisos, donde vivir mogollón de habitantes. Absurdo que es aprobado por los ayuntamientos que siendo de distinto color se suceden.

    Hoy es imposible volver al progreso de los años anteriores, incluso es imposible mantener el actual. La Pobla de Vallbona vive la invasión de los llegados, a los que hay que regalar casa, y nadie arriesga su dinero en construirla para venderla.

    Queda patente que algo falla en nuestra actual economía, y la Pobla de Vallbona no sale del atolladero. Pues no solo vive crisis la agricultura, la vive el pueblo que no sale de su agonía. Y no digan que se vive prosperidad, pues los que prosperan en la Pobla de Vallbona son los negocios que hunden los negocios del pueblo.

    So. Andrés Castellano Martí.

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

La “cara b” del ladrillo en la Pobla de Vallbona: la antigua fábrica de Valforsa yace entre escombros, muebles abandonados y el saqueo de sus instalaciones

Següent notícia

El urbanismo en la Pobla de Vallbona: vivienda de 106 metros cuadrados, accesos por caminos de tierra, casas construidas en suelo rústico y todo por 41.200 euros