Protestas y malestar por la suspensión de algunas pruebas médicas en el centro de salud de la Pobla de Vallbona a causa del Covid-19

Numerosos pacientes y usuarios expresan la contrariedad por el aplazamiento de pruebas.

A la redacción de L’Actualitat han llegado numerosas muestras de malestar y contrariedad por la decisión de la Conselleria de Sanitat de suspender o aplazar determinadas pruebas de diagnóstico o seguimiento en pacientes crónico o con diversas patologías. El centro de salud de la Pobla de Vallbona no es ninguna excepción y en plena confinamiento y Estado de Alarma por la pandemia Covid-19, el acceso a estas instalaciones se ha restringido. 

Las patologías que padecen determinados segmentos poblacionales necesitan de un seguimiento exhaustivo, pero en plena pandemia se ha priorizado las personas con síntomas de Covid-19 para evitar posibles contagios a las personas que tenían que realizarse algunas intervenciones pero que, finalmente, se han dejado en el aire. 

Por ello, algunos de estos afectados se han puesto en contacto con esta redacción para expresar su “disgusto” por los efectos colaterales que esta pandemia ha tenido sobre las patologías crónicas o los pacientes que necesitan de una intervención regular. Así, los simples análisis se han quedado pospuesto, así como los tratamientos médicos de larga duración para que por el simple hecho de acudir al centro de salud se ponga en riesgo las mismas con el contagio del Covid-19. 

En otros casos, un seguimiento de determinados percances crónicos como el azúcar –en personas con diabetes- o sobre la tensión arterial se han visto mermados “hasta nueva orden” dentro de las directrices marcadas por la Conselleria de Sanidad, de forma que este tipo de dolencias se han supedito a la gravedad de las mismas para su tratamiento, según han asegurado las mismas fuentes a este periódico. Para este tipo de situaciones, se ha habilitado un teléfono de atención de urgencias para avisar de determinadas dolencias antes de acudir a las propias instalaciones sanitarias. 

En el trasfondo de esta situación, una pandemia imprevista que ha sacudido todo el sistema sanitario que deberá obligar a la clase política a acometer una profunda renovación conceptual sobre la necesidad de invertir en las políticas de asistencia médicas y una clara apuesta por atender las prioridades perentorias. 

Por ello, incluso algunos lectores han relatado sus respectivos casos, como el ejemplo de un recién operado de corazón cuya revisión anual se ha quedado pospuesta hasta hallar el momento con menos volumen de trabajo. También se han hecho eco aquellas personas con síntomas que confinadas en casa y con dolencias crónicas se han visto mermadas en su atención. En ese caso, una mujer de avanzada edad y con una pulmonía superada en enero pasado, ha tenido que guardar el paso de las semanas hasta recibir una respuesta. 

El último de los casos relatados hace referencia a otra mujer, también entrada en años que, con una esperada revisión oftalmológica anual prevista, ha recibido la misma respuesta: esperar a una mejora de las condiciones sanitarias para recibir atención.

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

Coronavirus a la Pobla de Vallbona: 33 contagiats i 1 mort causats per la pandèmia

Següent notícia

La Pobla de Vallbona: 1.500 euros para los dueños de los perros que orinen o defequen en la vía pública por una infracción grave