Otro espectacular chalé de 990.000 euros en Maravisa destapa el emergente mercado del lujo y el alto standing en la Pobla de Vallbona

Se dispara la oferta de parcelas de alto poder adquisitivo en una zona de actividad urbanística

La ubicación geográfica de la Pobla de Vallbona a escasos 20 minutos en coche de la capital, su cercanía al by-pass para conectar con todo el eje mediterráneo y la meseta central y la proximidad al aeropuerto de Manises -a poco más de un cuarto de hora- y la existencia del puerto de València confiere a esta localidad del Camp de Túria un sinfín de papeletas para elegir este destino como el lugar para fijar una residencia con carácter permanente. 

Desde siempre ha sido la Rascanya la urbanización elegida para comprar un chalé con un buen jardín, una piscina y un entorno envidiable sano y exento de toxinas. Así lo atestiguan los centenares de viviendas residenciales levantadas durante décadas que ahora se han intensificado con la construcción de más urbanizaciones de forma que el hueco que existía entre la Rascanya y el casco urbano ha quedado difuminado, incluso borrado del mapa. 

Al chalé de 1 millón de euros del que daba cuenta L’Actualitat hace pocos días le ha salido un competidor en Maravisa. Se trata de una zona residencial que ha cobrado importancia en las dos últimas décadas con la construcción de nuevas promociones que alternan las viviendas adosadas con las parcelas individuales. Su ubicación aporta una ventaja sobre la Rascanya. Sus accesos de entrada y salida a la autovía son más directos, cercanos y sencillos, lo que permite acortar notablemente los tiempos de desplazamiento. 

Un total de 1.000 metros cuadrados de parcela y 350 metros construidos en una sola planta y un semisótano ya son un buen reclamo para cautivar la llamada de cualquiera de los potenciales compradores. Aunque eso sí, deberán rascarse bien el bolsillo ya que la vivienda alcanza los 990.000 euros, una cantidad muy similar a la del chalé de la Rascanya. 

Con un estilo moderno y más vanguardista que el de la Rascanya, tampoco tiene mucho que envidiarle. Su aspecto denota un aire minimalista, su diseño pone en valor el buen gusto de sus creadores y sus calidades realzan las excelencias de una construcción a la altura de las grandes urbes. Con un salón de 80 metros cuadrados, techos a doble altura y grandes ventanales con vistas al jardín, tiene una cocina integrada en el salón en forma de isla central, además de dos habitaciones dobles y dos baños. 

La terraza cubierta tiene acceso directo a la piscina, un semisótano de 150 metros cuadrados con zona de ocio amplia, una zona chill out con barra de bar, un área para las barbacoas primaverales y un aparcamiento con capacidad para cuatro vehículos que acceden a través de un mecanismo automático. En su interior, se han cuidado hasta los últimos detalles: calefacción central por suelo radiante, aire acondicionado por conductos, unos potentes ventanales de seguridad, electrodomésticos de alta gama y manejados mediante aplicaciones de domótica.    

Tanto en el caso de la Rascanya como en Maravisa, la existencia de ambas construcciones denota que desde siempre la Pobla de Vallbona ha contado con un enorme potencial de atracción inversor que, si bien adolece enormemente de la falta endémica de servicios públicos, lo compensa con creces con su facilidad de acceso, su cercanía al eje mediterráneo y central y las infraestructuras adyacentes: aeropuerto, puerto, autopista… 

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

Beverly Hills en la Pobla de Vallbona: a la venta un chalet de 1 millón de euros en la Rascanya

Següent notícia

Sale a la venta la mítica discoteca Evento de la Pobla de Vallbona por 1’5 millones de euros