Otra ocasión perdida de mejorar el urbanismo desastroso de la Pobla de Vallbona

El Ayuntamiento de los años 60 dio parte de la Vereda de Edeta a Valentia a una fábrica de ladrillos.

El Ayuntamiento de los años 80 destruyó la Casa Blanca, primer acto del boom urbanístico.

El ayuntamiento de los años 20 de este milenio avala que no hay nada. ¿último acto?

Llevamos años oyendo críticas a la gestión del boom urbanístico denunciando que es el origen de gran parte los problemas que sufre a diario el pueblo, falta de desagües, inundaciones, fealdad del paisaje y entorno, desimanación del hábitat que conlleva un alto coste de mantenimiento en accesos, servicios y movilidad que en el día a día nos resta calidad de vida y fabrica una imagen de ciudad dormitorio y cuando se presentó una oportunidad de mejorar el urbanismo y se desaprovechó. 

La operación del nuevo centro comercial ubicado en el antiguo solar del “Rajolar” a la entrada de la urbanización de la Rascanya o Montecolorado como fue bautizada creando uno de los topónimos falsos de la Pobla, y  que abrió sus puertas este pasado mes de marzo, es esa oportunidad perdida.

Una ocasión perdida de recuperar la perspectiva a la Montieleta de Benaguasil y al valle del Turia que tenemos desde la avenida Principal de entrada a la Rascanya. Se hubiera podido recuperar, pero se prefirió ocultar este paisaje tan típico del Camp del Turia con un gran muro de hormigón y un letrero comercial gigante.

Una ocasión perdida de recuperar el camino de Vereda que fue usurpado durante los años del franquismo para instalar una fábrica de ladrillos. Se ha preferido urbanizar un aparcamiento de asfalto y hojalata.

Una ocasión perdida que podría haber supuesto por primera vez en la Pobla de hacer un trabajo de arqueología ya que voces locales cuentan que a lo largo de camino de Verada vieron carriladas del mismo tipo de las que tenemos en otra parte de la misma vereda en la zona llamada “Canal de la Covatella”. Estamos hablando de Carriladas de origen posiblemente íbero, muy cerca incluso se documenta la existencia de una villa Romana, localizada en el plan general bajo el nombre de Casita peones camineros y documentada en el año 2006 en el estudio de Rafael Pérez Mínguez Aspectos del mundo rural Romano en el territorio comprendido entre los ríos Turia y Palancia de 2006 por el Servicio de Investigación Prehistórica y  editado por de la Diputación Provincial de Valencia, páginas 73 y 74 Enlace al libro completo http://mupreva.org/pub/137/va

Pero se ha preferido un informe de la Unidad de Inspección de Patrimonio Histórico Artístico del Servicio Territorial de Educación, Cultural y Deportes de Valencia que realizó una inspección conjunta con el arqueólogo y arquitecto municipal de la Pobla de Vallbona asegurando que allí no hay nada “no existiendo indicio alguno”, ¿será que tienen visión de rayos X para asegurar tal cosa de una simple mirada?

 Para información se pusieron denuncias en Conselleria y Fiscalía que la admitió a trámite para después desestimarla al argumentar para ello la opinión del arqueólogo y arquitecto municipales.

Una ocasión perdida de hacer un estudio de impacto del nuevo centro comercial sobre el comercio y vida local y poner en marcha medidas para que este equipamiento y la creación de empleos que conlleva funcionara en sinergia con el pueblo y no destruyese empleos existentes y no le quitaran vida al casco urbano. Se ha preferido el modelo de pueblo dormitorio y para rematar se ha hecho una gran rotonda que acaba de matar el camino de vereda dejándolo con una salida a dirección única. En resumen, un “cul de sac” en vez de aprovechar el tamaño de la rotonda para dar servicio a los equipamientos ya instalados a lo largo del camino de la vereda

En conclusión

El Ayuntamiento de los años 1960 dio parte de la Vereda de Edeta a Valentia a una fábrica de ladrillos

El Ayuntamiento de 1980 destruyó la Casa Blanca, primer acto del boom urbanístico

El ayuntamiento de 2020 remite avala que no hay nada ¿último acto?

Al final las mismas prácticas década tras década y un pueblo con historia que remonta desde tiempos de Iberos y Romanos se va convirtiendo a una insustancial ciudad dormitorio “de futuro” con la complicidad o dejadez de los diferentes servicios administrativos  

1 Comment

  1. Quienes llegan forasteros y nos adulan y se salen con la suya, siendo sus conductas egoístas pues van a la suyo, aun cometen un delito menor que los que siendo del pueblo permiten o hacen los desmanes que les dan la gana. Y no digamos lo criticable que es la conducta de quien siendo hijo del pueblo permite o hace una aberración contra el patrimonio, personajes que nuestro pueblo tiene para dar y vender.

    Lo comentado por el articulista es cierto, y demostrable, pues la Vereda de Lliria, antiguo camino de Edeta a Valentia, resulta que según nuestro ayuntamiento, el anterior y el actual, dicha vereda y camino no existe, como no existe el yacimiento arqueológico de la “Casilla” ya historiado en el S XIX, o el Canal de la Covatella historiado por D. Augusto Danvila. Cartografiado por Nicolau Primitiu.

    Y así digan misa los actuales políticos y se bistan de penitentes, su acción será recordada en el saco de los desmanes de los políticos de la Pobla de Vallbona. Donde a lo mal hecho anteriormente se suma lo actual. Y si ellos criticaron a los anteriores lógico es que en lo que hacen mal también se les critique.

    So. Andrés Castellano Martí.

Deixa un comentari

Your email address will not be published.