Más de 600 de las 12.000 viviendas existentes en la Pobla de Vallbona están en venta desde hace años

El sector inmobiliario vive un parón relativo desde el covid por la situación de incertidumbre

Las consecuencias que se viven actualmente como consecuencia de la Covid-19 tienen su traslación inmediata sobre el sector inmobiliario, que vive una situación de incertidumbre generada por la pandemia y, por tanto, las transacciones inmobiliarias y las operaciones referidas a la compra y venta de inmuebles está, relativamente, en una situación de recesión. De hecho, de las más de 12.000 viviendas que forman parte del casco urbano y de las numerosas urbanizaciones existentes en el término municipal hay alrededor de 650 que permanecen en situación de venta. La situación se prolonga desde hace meses y no toda tiene que ver en las consecuencias de la Covid-19 ya que, desde antes, incluso, de la pandemia ya se vivía una cierta sensación de recesión alertada desde diversos sectores económicos. De esta forma, algunos expertos ya auguraban una posible recesión, eufemismo para evitar pronunciar la palabra crisis. La Pobla de Vallbona ha vivido años de una economía boyante y esplendorosa, antes de la crisis de 2011, que la situó entre los municipios valencianos con mayor desarrollo urbanístico y poblacional.  

Algunos portales inmobiliarios consultados por L’Actualitat apuntan en esa dirección a raíz de la crisis sanitaria y económica que se está viviendo en la actualidad. De las más de 650 referencias en venta en la Pobla de Vallbona, más de la mitad se concentran en el propio casco urbano, con un total de 345 viviendas. En orden numérico le siguen la zona de Maravisa –una de las más incipientes y boyantes desde hace un par de décadas- con otras 110 viviendas, una de las cuales, tal y como adelantó este diario, supera los 900.000 euros. Pla dels Aljubs, en el área norte del término municipal, también tiene otras 104 viviendas en situación de venta, mientras que la Rascanya se sitúa en cuarto lugar en esta lista, con otras 41 viviendas. Precisamente, en esta última urbanización se ubica el inmueble más caro de la localidad, con un coste total de 1 millón de euros, con una parcela enorme, piscina y numerosas estancias en su interior. A día de hoy, continúa en venta por el mismo precio, que ni sube ni baja. Se mantiene estable a pesar del paso del tiempo. Otros núcleos con inmuebles en venta son la urbanización Vista Calderona con 27 más, els Racons con otras 26 o la Maquiva con 25 viviendas, entre otras. El precio de venta, según los datos recabados por el portal, oscila en una media de 178.941 euros, un 18% más caros que los de la misma capital Valencia, con 150.737 euros. 

El estudio llevado a cabo por la propia inmobiliaria se centra, también, en las enormes capacidades solares en la Pobla de Vallbona, donde se podrían generar alrededor de 214.895 mwh de energía solar al año, habida cuenta la existencia de más de 7.700 tejados en la localidad, cuyo 92% de tejados son viables para la instalación de placas solares y la existencia de 83 hectáreas de espacio útil para la generación de la citada energía solar. La importancia de estas cifras queda reflejada con la comparación que se realiza en el citado estudio donde se remarca la importancia de instalar paneles solares que, en el caso de poseerlos todos los tejados reducirían la emisión de CO2 en una cantidad equivalente a 19.759 toneladas de CO2, o los 116 millones de kilómetros de distancia en automóvil, las 395.068 horas de vuelo en avión o los 395.180 árboles plantados. 

Por último, cabe destacar las cifras ofrecidas por el Ministerio de Vivienda en el que queda la actual coyuntura con los datos del segundo trimestre de 2020 sobre el número de transacciones inmobiliarias en la Pobla de Vallbona, con un total de 68, es decir, un 20’93% menos que en el segundo trimestre del pasado año 2019. De ellas, hay 5 transacciones que pertenecen a las viviendas nuevas y las restantes 63 son de segunda mano. Hasta el segundo trimestre de este año 2020, las transacciones de vivienda ascendieron a 141, es decir, un 21’23% menos que en el mismo periodo del pasado ejercicio. 

1 Comment

  1. En la Pobla de Vallbona se viven los mismos acontecimientos que en todas partes, salvo que aquí la política local lo condiciona todo, y por lo tanto todo lo que ocurre para bien o para mal se debe a la predisposición que tienen nuestros políticos concejales y alcalde. Que en gloria propia sólo se atribuyen los éxitos negando los errores, pues ellos no se equivocan en nada – lo que los hace superiores a la divinidad católica que de normal niegan. O de no negar niegan la conducta católica de los católicos por pervertidos e irresponsables, de los que se ríen en buen humor pues la risa no está prohibida.

    Lo que si queda claro es que en la Pobla de Vallbona se predispuso el paso casi total de sus huertas a solares urbanos, en detrimento de la agricultura y en pro del crecimiento urbano. Se predispuso el crecimiento humano como cosa propia de la riqueza del pueblo, y mientras los habitantes del pueblo se van, al pueblo llegan verdaderas oleadas de personas, unas económicamente sobradas, y otras necesitadas. Quedando los chalets y casas que se hacen para las sobradas – muchas vacías – pues nadie las compra, pero de ser localizadas habitadas por quien no las puede pagar y las necesita.

    En esto oyendo al gobierno local, nuestro ayuntamiento dice no tener la culpa de nada, y a la vez viéndolo, ves como, los ves que no aciertan en su política social a pesar de su buena voluntad, buena no, Buenísima voluntad, no aciertan a que la economía del pueblo levante cabeza. No aciertan a dar paz social al pueblo, no aciertan en sus medidas para evitar que los vecinos vivan mala suerte, pues mientras alardean de su Buenísima Voluntad de dar la gloria paradisíaca al pueblo, este vive crispación, robos, chantajes, violencia. Y la triste experiencia de no poder salvar a todos los que llegan esperando del pueblo su salvación.

    Quienes invirtieron en obra urbana en la Pobla de Vallbona hoy se arrepienten. Y no se ve que la cosa vaya a cambiar. Pero llega el corona virus y ya tenemos a quien echarle la culpa.

    So. Andrés Castellano Martí.

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

El 60% de los parados de la Pobla de Vallbona son mujeres mayores de 44 años del sector de los servicios y sin título de graduado escolar

Següent notícia

La “cara b” del ladrillo en la Pobla de Vallbona: la antigua fábrica de Valforsa yace entre escombros, muebles abandonados y el saqueo de sus instalaciones