La Pobla de Vallbona remodela el equipo de gobierno local por segunda vez en medio año para impulsar la gestión pública en la recuperación económica

Comerç i Mercat pasa a la concejala Rebeca Pizarro

La composición de un gobierno obliga a realizar auténticas maniobras malabares para mantener el equilibrio, de forma que el engranaje permita una actuación adecuada en la gestión diaria política. En el caso de los gobiernos multicolores aumenta la enjundia ya que, además, cabe añadir la necesidad de evitar fricciones entre los mismos partidos políticos que forman parte del ejecutivo y, por tanto, la senda de la concordia sea uno de los principios que rija el funcionamiento interno. En el caso del Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona, las vicisitudes y los episodios que se van viviendo en el día a día obliga, de vez en cuando, a realizar remodelaciones en el gobierno. Se trata ya de la segunda remodelación que ha llevado a cabo el alcalde, Josep Vicent Garcia i Tamarit, de Compromís, tras la que ejecutó el pasado verano.

La marcha de la edil de Hacienda y Deportes, Iris Marco, también de Compromís, como asesora en la Direcció General d’Esports, en manos de su compañero de partido Josep Miquel Moya, obligó a llevar una reestructuración de las competencias emanadas desde las elecciones de mayo del año 2019. La concejala marchaba al citado puesto de asesora, pero mantenía su acta, renunciaba al sueldo municipal por otro mejor remunerado en la Generalitat y, por último, restaba dedicación a las tareas en el ayuntamiento. Esto provocaba que parte de sus competencias pasaban a otros concejales del propio gobierno local. Marco dejaba parte de sus competencias en materia de Personal para centrarse, principalmente, en el área de Hacienda, en un momento difícil provocado por la crisis económica derivada del coronavirus. Estas competencias pasaban a Javier Novoa, también de Compromís y con dedicación completa gracias a su sueldo municipal. 

La nómina de personal, la tramitación de expedientes de trienios y expedientes de descuentos de nómina, así como la tramitación del expediente de nómina -excepto su aprobación-, o la tramitación de expedientes de autorización de gratificaciones para servicios extraordinarios, horas extraordinarias y la firma de la solicitud de compensación/retribución han sido desde entonces las nuevas atribuciones incorporadas por Novoa. 

Pocos meses después, una nueva remodelación se ha llevado a cabo en el gobierno local de la Pobla de Vallbona con un intercambio de competencias en el grupo socialista. Rebeca Pizarro, que hasta ahora gestionaba Educación, pasa a encargarse también de las delegaciones de Comerç i Mercat que deja José Miguel Tomás, quien se queda únicamente con el área de Noves Tecnologies i Modernització administrativa. Cabe destacar que Pizarro tiene un sueldo público y una dedicación a tiempo completo mientras que Tomás compagina su cargo en el ayuntamiento sin un sueldo con su esfera laboral privada.  

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

La Pobla de Vallbona abona 90.000 euros en productividades a los empleados del ayuntamiento por “especial rendimiento” realizado durante el año del Covid