La Pobla de Vallbona gastó 20.545 euros en test antidrogas y análisis de saliva en los controles de la policía local a los conductores de vehículos

Los años 2015, 2016 y 2017 concentran el 75% del gasto total del ayuntamiento

Un total de 20.545’90 euros, en total, gastó el Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona entre los años 2015 y 2021 en materia de compra de test antidroga y pruebas para su posterior análisis y los contraanálisis en laboratorios especializados para detectar presencia de sustancias prohibidas. Se trata de una importante cantidad de dinero que las arcas municipales destinaron para prevenir aquellas conductas indebidas, ilegales y peligrosas por parte de los conductores cuyos vehículos circulan por la vía pública. Más del 50% de la cifra total se gastó durante los años 2015, 2016 y 2017. Hasta 15.000 euros se gastaron durante esas tres anualidades. El presupuesto de cada año prevé la compra de las diversas pruebas y test para la detección de las sustancias prohibidas entre los conductores. Además de estos test y pruebas para la detección “in situ”, también se realizan diversos análisis en los laboratorios especializados para corroborar los resultados positivos según los documentos a los que ha tenido acceso L’Actualitat.  

Sin embargo, es en el año 2017 cuando se produce un mayor incremento del gasto en la compra del material y en la realización de las pruebas que certifican si una persona ha ingerido alguna sustancia o si su organismo está bajo los efectos perniciosos de alguna droga, una de las situaciones más peligrosas a las que se puede enfrentar un conductor de un vehículo a motor. De hecho, en ese año una empresa dedicada a la comercialización de los test de detección de drogas facturó al ayuntamiento vallbonense por un valor de 2.667’75 euros en total. Además, otra mercantil llegó a facturar 3.333’55 euros al ayuntamiento correspondiente a las tareas que consistían en los servicios de análisis cuantitativo, análisis de saliva y drogas sobre los posibles infractores que habían incurrido en el ámbito de la circulación vial. En el citado año, se llegaron a analizar hasta 12 lotes de muestras de posibles restos de sustancias prohibidas o ilegales por las autoridades. En total, entre ambos conceptos se llegaron a pagar hasta 6.000’30 euros del dinero públicos. 

Los dos años precedentes, las anualidades de 2015 y 2016 también marcaron el ritmo en proporción y cantidad, con otros 2.670 y 2.662 euros, respectivamente, en la adquisición de unidades de test para el análisis de las muestras por parte de los agentes de la policía local y otros 1.875 y 1.936 euros en el análisis y contraanálisis de las drogas en saliva. Se llevaron a cabo alrededor de nueve o diez muestras en cada anualidad. Cada una de ellas lleva un coste económico de entre 120 y 726 euros, en función de la cantidad y de la complejidad de los mismos. Fue en el año 2018 el que supuso un gasto menor en estos conceptos, con un total de 1.210 euros en el análisis en los laboratorios. No se adquirieron ningún tipo de test para su realización mientras que en lo que llevamos de año 2021 se han dedicado hasta el momento 363 euros de gasto. 

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

Coronavirus en La Pobla de Vallbona: el fin de semana vuelve a dejar otras 6 personas contagiadas y se alcanzan los 133 afectados