La Pobla de Vallbona continúa cercana a la zona de “máximo riesgo” al acumular 229 contagios por cada 100.000 habitantes

Las autoridades sanitarias reclaman extremar las medidas preventivas

Los últimos días han sido trepidantes en buena parte de los ayuntamientos de Camp de Túria. No solo en aquellos que suman día a día más contagios sino también en aquellos donde a cuentagotas se van acumulando nuevos casos. Las áreas más pobladas de la comarca como Bétera, Llíria, la Pobla de Vallbona, Riba-roja de Túria o l’Eliana son las que más quebraderos de cabeza proporcionan a sus respectivos alcaldes y responsables municipales. Los días navideños y la consiguiente resaca en forma de nuevos casos se han convertido en el gran problema que las autoridades sanitarias venían advirtiendo desde finales de noviembre y principios de diciembre. La posibilidad de que en plena campaña navideña se celebrasen reuniones familiares y sociales centraban la principal preocupación entre las autoridades políticas, científicas y médicas. Sin embargo, una vez más, las peores previsiones se han terminado por confirmar y en estos momentos la Comunitat marca récords de nuevos contagios y muertes, más incluso que en plenos meses de confinamiento, al inicio de la pandemia, en los meses de marzo y abril.    

A la vista de los hechos, la Generalitat Valenciana se ha visto obligada a tomar medidas más drásticas y duras para tratar de frenar una curva de contagios que, día tras día, aumenta a pasos agigantados. Las medidas han supuesto, incluso, cierres perimetrales de numerosas localidades valencianas para cortar, radicalmente, la expansión de la Covid-19. En el Camp de Túria es Llíria donde desde el pasado jueves, al día siguiente de los Reyes, no se puede entrar ni salir del domicilio excepto por las causas previstas al efecto. La acumulación de los contagios por cada 100.000 habitantes es una de las variantes, no la única, que las autoridades tienen en cuenta a la hora de tomar las citadas decisiones. La víspera de Reyes, el pasado martes 5 de enero, la capital edetana tenía 537 casos por cada 100.000 habitantes. En la Pobla de Vallbona existían, por su parte, 347 casos, una diferencia sustancial entre ambos municipios. Sin embargo, las dos localidades rebasaban, con creces, los 250 casos a partir de los cuales Salud Pública considera “zona de máximo riesgo” este tipo de situaciones. 

No obstante, la Generalitat solo cerró perimetralmente la capital comarcal y desechó esa posibilidad en el municipio vallbonense. Además de esas variables, las autoridades tienen también en cuenta otros factores a la hora de tomar esa drástica y dura decisión. Tres días más, la capital edetana bajaba a 352 los casos acumulados por cada 100.000 habitantes y la Pobla de Vallbona descendía a 229 en total. La previsión y la tendencia en ambas localidades fue uno de los puntos que se tuvo en cuenta en esta disyuntiva. Aun así, en la localidad edetana se supera en 102 casos la acumulación a partir de la cual toma el adjetivo de “zona de máximo riesgo” mientras que el municipio vallbonense descendía por debajo de ese umbral, aunque se sitúa a solo 31 casos. Además, quedan por aflorar todos los casos de contagios que se pudieron producir durante los días de la nochevieja y de Reyes. Las dos próximas semanas serán, por tanto, cruciales para dilucidar el impacto global de las fiestas navideñas sobre la sociedad valenciana. Por ello, las autoridades continúan reclamando “sensatez” a los ciudadanos para que extremen la precaución y tengan en cuenta las recomendaciones de las tres emes: manos, mascarillas y metros de distancia social. 

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

La Pobla de Vallbona registra otros 16 contagios de coronavirus en su población y suma 96 en total durante las fiestas navideñas

Següent notícia

La Pobla de Vallbona localiza otros 36 nuevos casos de coronavirus desde el pasado viernes y continúa rozando la zona de “máximo riesgo”