La Pobla de Vallbona: 3.000 euros de multa por parcelas abandonadas, hierbas altas y cercanía a viviendas abonan el camino para un verano caliente por incendios

L’Actualitat repasa la dejadez que presentan los solares ubicados en el casco urbano

La actual ordenanza que regula las normas básicas de limpieza y vallado de los terrenos y solares ubicados en el término municipal –tanto en el casco urbano como en las urbanizaciones- fue aprobada por el actual gobierno en julio del año 2017 y en ella se obliga a los propietarios a mantenerlos en perfectas condiciones y, por tanto, exentos de cualquier hierba, escombros o residuos. Las sanciones para los infractores de esta ordenanza municipal pueden alcanzar hasta los 3.000 euros en total.    

Para ello, el ayuntamiento establece dos periodos de limpieza para que los dueños puedan efectuar estas tareas: mayo y noviembre. El objetivo no es solo ornamental o de salubridad, sino también tiene un afán por prevenir posibles riesgos en época de altas temperaturas como las actuales que son el factor decisivo ante un posible incendio. 

Sin embargo, la realidad diaria es muy diferente a los preceptos que se diseñan desde un despacho por parte de los técnicos y en el día a día es fácil de comprobar la dejadez de los propietarios por cumplir estas directrices y la inoperancia de la administración local, en este caso el ayuntamiento, alcanza cuotas exageradas. 

L’Actualitat ha realizado un paseo a pie de calle, algo que se echa en falta por parte de nuestros políticos, para cerciorarse de la situación tan preocupante que se vive en el propio casco urbano con miles de habitantes y viviendas, con solares donde abundan las hierbas altas –en algunas zonas son montañas-, los desechos y el abandono más absoluto. 

Todos estos factores dejan el camino expedito a un verano caliente en el que las altas temperaturas se entremezclan con estos solares y la cercanía de a zonas habitadas eleva notablemente el peligro en caso de los temidos incendios veraniegos. De hecho, las campañas por fomentar las conductas razonables y cívicas caen en saco roto. 

El departamento de Urbanismo y Obras Públicas, dirigido por el edil Juan Aguilar, de Cupo, se ve incapaz de abordar con soluciones factibles esta situación que año tras año es una de las piedras de toque para la administración municipal por las razones de salubridad y por el peligro personal que puede ocasionar, hasta el punto que el pasado año ya hubo algún incendio de pequeñas dimensiones en el área sureste, junto al casco urbano. Sin embargo, la situación no se restringe a las zonas del casco urbano, sino que se incrementa sobre manera en los polígonos industriales.  

A pesar de la inoperancia municipal, la ordenanza es muy tajante al respecto. Establece sanciones de hasta 3.000 euros para los infractores y detalla todo tipo de conductas inapropiadas que conducen, indefectiblemente, a las citadas sanciones pecuniarias. 

Sanciones económicas 

Así, esta ordenanza municipal de la Pobla de Vallbona se especifican las faltas leves, de 300 a 750 euros de sanción, por el mal estado de limpieza del solar por la existencia de vegetación espontánea o desniveles o la falta de justificación en la desinfección o desratización, entre otros. 

Las faltas graves conllevan multas de entre 750 y 1.500 euros, por la posesión de un solar o parcela sin adecuar la limpieza a la ordenanza y que en su interior existan residuos orgánicos, minerales o de construcción, existencia de animales o malos olores, una ausencia de puerta de acceso, la generación de polvo suspendido por falta de riego, el almacenamiento de materiales de obra o el incumplimiento de los requerimientos municipales. 

Por último, cabe destacar las infracciones muy graves con sanciones de entre 1.501 y 3.000 euros para aquellos que almacenen cualquier tipo de residuo en el interior, la falta de cerramiento del solar, el incumplimiento reiterado a los requerimientos del ayuntamiento o el lanzamiento de materiales de construcción desde plantas superiores a la vía pública. 

La cuantía exacta de las citadas sanciones variará en función de algunos criterios como la ubicación del solar, la extensión o tamaño del mismo, el estado de suciedad que presente o la tipología y clasificación de los residuos depositados en su interior.     

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

Tercermundismo en la Pobla de Vallbona: la entrada principal del ayuntamiento continúa con barreras arquitectónicas tras más de 30 años de espera

Següent notícia

Urbanismo en La Pobla de Vallbona: de los 66.000 euros de un arquitecto municipal en 2007 a los 732.264 en el pago de los salarios de la actualidad