La implantación de la zona azul divide a la opinión pública de la Pobla de Vallbona en las redes sociales; incluso, personas afines al gobierno local apoyan las críticas a la medida

La zona azul se implanta en Poeta Llorente.

Un paseo virtual por las redes sociales permite tomar el pulso a la actualidad sobre un tema concreto, en unas circunstancias determinadas y en un emplazamiento físico fijado previamente. Estas nuevas formas de comunicación entre las personas, arraigadas en una sociedad libre y abierta a cualquier resquicio de pluralidad, permite que colectivos sociales o personas individuales –en el sentido rousseaniano de la acepción- puedan expresarse sin ambages en un momento dado. De esta forma, durante una buena parte del verano la opinión pública de la Pobla de Vallbona ha centrado su atención, en buena medida, en la implantación de la denominada zona azul en la avenida Poeta Llorente de la localidad con el objetivo, según sus promotores, el propio ayuntamiento local, de incentivar y promover el comercio local. Se trata de una experiencia piloto que se podría implantar, en un futuro, en otras áreas del casco urbano, en función de la aceptación y acogida entre los usuarios. Sobre todo, se tendrán en cuenta los resultados que supongan entre los comerciantes y establecimientos que deben hacer frente a las grandes superficies comerciales que incluyen buena parte de la demanda consumista. A lo largo de las próximas semanas se tendrán en cuenta los resultados obtenidos para calibrar, con mayor precisión, si vale la pena continuar con el proyecto o, en cambio, se opta por la supresión de este nuevo servicio público. 

Un aparcamiento de alta rotación gratuito en las calles principales de la Pobla de Vallbona, en Poeta Llorente, con un tiempo máximo de 60 minutos de duración y un horario extenso –de 9 a 13 horas y de 17 a 20 horas- son algunas de las bondades vendidas como tal por las autoridades municipales para promover entre los vecinos la necesidad de comprar en el denominado “comercio de proximidad” en detrimento de las grandes superficies comerciales. Una aplicación en el móvil permitirá a los conductores la posibilidad de aparcar en la calle Poeta Llorente a la búsqueda de las tiendas, comercios y establecimientos donde efectuar las compras. Incluso, aquellos comercios adheridos al programa que así lo deseen, podrán socorrer a aquellas personas que carezcan de móviles con acceso a iternet. 

Las redes sociales no viven ajenas a las discusiones e intercambio de pareceres entre los internautas, muchos de ellos vecinos o usuarios de este nuevo servicio municipal. Desde los comerciantes a los compradores, pasando por los vecinos del casco urbano a los habitantes de las áreas residenciales. La propuesta no ha dejado a nadie indiferente. Puntos de vista encontrados que se han enconado en el tiempo. Entre las versiones contrarias a la iniciativa comercial figuran los contratiempos para los vecinos que deberán buscar alternativas para aparcar cerca de casa o la escasez de tiempo para efectuar comprar o realizar gestiones diversas, entre otras. Incluso, algunos comerciantes de la calle hablan de las dificultades para atraer nuevos clientes hasta el punto de favorecer la marcha a las grandes superficies comerciales. El apoyo a estas versiones cosecha, además, a personas afines o familiares del gobierno local que, de forma implícita, se muestran de acuerdo. 

Entre las opiniones positivas a la iniciativa cabe destacar que permitirá un mayor trasiego de clientes y posibles usuarios de los servicios y establecimientos del área, sin olvidar el valor añadido de efectuar las compras en el propio municipio y, por tanto, redunda en la economía local en detrimento de las grandes superficies comerciales.  

1 Comment

  1. I la enquesta? o per 4 comentaris en l’informer ja se pot extrapolar a lo que vol la gent de tot el poble?

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Següent notícia

Multas de hasta 30.050 euros en la Pobla de Vallbona por estacionar vehículos siniestrados que presenten pérdidas de líquidos en la vía pública y 91 euros por aparcar en zona azul más horas de las pagadas