Guerra de mociones entre gobierno y PP ante el deterioro de la Cens

Compromís se atrae a Vox y Ciudadanos en la aprobación de una moción y deja en fuera de juego al Partido Popular

Ha tenido que volver a resquebrajarse una buena parte de la conocida finca de la Cens para que el futuro de este edificio se coloque en el centro de la atención de los políticos de la Pobla de Vallbona. El PP tuvo ocho años de gobierno (2007-2015) para resolver la difícil situación de las decenas de familias que han habitado este inmueble situado en la calle Colón. Sin embargo, no tuvo ningún tipo de atención de los políticos. El actual gobierno, además, ha tenido ya una legislatura para “meter mano” a la Cens, aunque tampoco han emprendido una sola iniciativa. Tras los lamentables hechos de diciembre, azuzados por las lluvias y el deterioro, ha tenido que cerrarse al tráfico la calle María Micaela por la caída de parte de la estructura. Las consecuencias no se han ceñido solo al propio edificio sino también a los vecinos colindantes. 

En el pleno de enero ya hubo una bronca entre gobierno y oposición a cuenta de la Cens, aunque en aquella ocasión no se llegó a votar ninguna moción ya que el gobierno rechazó siquiera el debate de la misma. Ahora una moción entre PP, Vox y Ciudadanos trataba de dar luz a la gestión que se está llevando a cabo en la Cens. En esta ocasión sí hubo debate. Tenso y bronco, como viene siendo habitual entre ambas bancadas. Parecía que ahora todos tenían una preocupación enorme sobre un tema tan delicado que, sin embargo, no se ha llevado a pleno desde época inmemorial. La líder del PP, Mari Carmen Contelles, defendió la aprobación de la moción en la que demandaba, entre otras cosas, una reubicación de los vecinos afectados, una reubicación de las asociaciones agrarias que hasta ahora en los bajos de la finca, un asesoramiento a los vecinos colindantes y la compra-permuta de la Cens para convertirla en patrimonio municipal de todos sus ciudadanos. El concejal de urbanismo, Juan Aguilar, arguyó en su intervención que se está actuando ya en todos y cada uno de los puntos de la moción de la oposición. 

El gobierno local de la Pobla contratacó con otra moción en la que se comprometían a crear una comisión de seguimiento sobre el proceso administrativo y la gestión que se está llevando a cabo desde hace semanas para resolver el futuro de la finca y de las familias que, a día de hoy, todavía están viviendo en su interior. La sorpresa saltó a continuación cuando en el fragor del debate, enconado hasta llegar a las vísceras, gobierno y oposición se retaron sobre la conveniencia de aprobar unánimemente la moción. Vox y Ciudadanos se desmarcaron del PP y dieron su apoyo a la propuesta de Compromís y dejaron solo y descolocado al PP. En esta ocasión, los tres partidos de la oposición rompieron un “pacto no escrito” que les permite aunar esfuerzos y sinergias en los plenos. “Todos a una” es su lema tácito que hasta ahora han seguido con esfuerzo.  

Más allá del fragor político, lo que debe quedarse sobre la mesa y centrar el debate es por qué se ha llegado a esta situación en la que decenas de familias han desoído cualquier advertencia sobre el peligro que corrían por habitar un lugar que recuerda algunas escenas de películas tras ocurrir episodios bélicos. Aunque parece increíble, a día de hoy todavía hay algunas familias en su interior, una finca de 7 alturas más la planta baja que, sin embargo, solo tenía licencia para construir 4 plantas, según reveló el alcalde. 

Precisamente, el futuro de las familias que todavía hay en su interior y de los propietarios de las viviendas es uno de los mayores retos que tiene por delante el equipo de gobierno para los próximos días y semanas. 

En el recuerdo siempre quedarán algunas de las anécdotas que se han vivido en una de las fincas más conocidas, pero también más desatendidas por nuestros políticos durante los últimos años. 

El derribo de la finca, el pago de la misma, la parte que deben soportar cada una de las familias propietarias y el uso futuro del solar –calificado ya como dotacional múltiple- son algunos de los interrogantes que se irán despejando poco a poco.    

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

La Pobla augmenta en 3 milions d’euros les despeses de personal en 5 anys

Següent notícia

El plenari delimita les funcions del delineant municipal amb el vot en contra dels sindicats