Fusión entre CaixaBank y Bankia en la Pobla de Vallbona: en peligro las oficinas y los empleados actuales

El sistema financiero se reorganiza tras el rescate que el Estado practicó sobre Bankia.

La fusión entre CaixaBank y Bankia anunciada hace pocas jornadas ha impactado de lleno en la opinión pública, aunque en sectores financieros se notaban ya algunos aspectos que se abrían paso hacia la absorción como así ha sido finalmente. Después de que en los últimos años se hayan realizado ya algunos movimientos similares en otras entidades –Banco Sabadell, Banco Popular, Santander,..- con la anunciada ahora se podría cerrar el círculo de la que resultaría el conglomerado más fuerte en el sistema financiero español. Sin embargo, entre los ciudadanos se abren algunas incertidumbres y expectativas sobre las consecuencias que esta fusión tendrá sobre sus bolsillos y sobre los depósitos y títulos que tienen, actualmente, en cada uno de las citadas entidades financieras. Los activos de ambas entidades se estiman en unos 650.000 euros, lo que le situará en el primer puesto en el ranking de España y en el décimo lugar en el ámbito de la Unión Europea. Por ello, desde ahora se han iniciado ya las primeras especulaciones y cábalas sobre el futuro resultante de esta fusión bancaria cuyo primer paso, entre muchos otros, se cierne en la necesidad de realizar una reestructuración sobre la cantidad ingente de sucursales que tienen entre ambas y, por ende, en el número de trabajadores que, al mismo tiempo, aglutinan en estos momentos. Oficinas y trabajadores, los dos elementos sobre los que se centran ahora todos los interrogantes.    

La Pobla de Vallbona no es, por tanto, una excepción a la regla y ya han iniciado las preguntas sobre el futuro que depara a cada una de las sucursales que tienen ambas –una cada una- y los trabajadores que actualmente prestan sus servicios y que supera la quincena. Una foto fija entre los años 2006 en pleno auge del boom del “ladrillo” y, por tanto, la expansión bancaria en la localidad con un sinfín de sucursales a lo largo y ancho de la calle Poeta Llorente y sus adyacentes y el momento actual es suficiente para calibrar el esplendor y el declive bancario, similar al devenir de la propia economía y sociedad. La última modificación en el escenario bancario vallbonense se produjo hace poco más de un año cuando la sucursal del Banco Popular se transformaba en una segunda sede del Banco de Santander. Tres años antes, en junio de 2017, el grupo Santander adquiría el Banco Popular por 1 euro ya que éste estaba lastrado por su declive bursátil. El Santander, por tanto, pasa a tener, ahora mismo, dos sucursales en una misma avenida céntrica. 

Sobre la fusión de ahora se podría esperar un futuro similar. Una sede principal en Poeta Llorente y una sede complementaria en la calle Colón y una rebaja del número de empleados sería el primer escenario. Incluso, al revés se podría plantear una segunda opción. Sin embargo, no se descarta que, directamente, desparezca una de las dos sucursales y una de ellas aglutine todo el volumen de trabajo que generen sus clientes actuales y futuros sin olvidar la reestructuración laboral. Cabe recordar que esta última opción es la que en su momento adoptó La Caixa cuando en su momento compró el Banco de Valencia para convertirse en CaixaBank y decidió cerrar directamente la sucursal de la entidad que había adquirido. Actualmente, sobre la antigua sucursal bancaria existe una casa de apuestas. Uno de los inconvenientes que plantea la actual sede de CaixaBank en Poeta Llorente es la falta de espacio que tiene para atender a sus clientes que se agravarían notablemente con la absorción ya que a ellos se sumarían los clientes procedentes de Bankia.   

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

La Pobla de Vallbona lidera, junto a Bétera, la destrucción de empleo en la comarca con 22 desempleados más en agosto tras el respiro de julio

Següent notícia

La Pobla de Vallbona: el ayuntamiento lleva cuatro meses sin publicar los 24.000 euros que se reparten al mes los concejales del equipo de gobierno y la paga extra de junio