Exclusiva: 3,4 millones de euros cuesta construir una finca igual a la Cens, según asegura un informe del Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona

La legislación valenciana prevé las labores de estabilidad, seguridad, estanquidad y consolidación estructural en un edificio.

El informe del arquitecto municipal de la Pobla de Vallbona, con fecha del pasado 17 de enero, considera que la finca de la Cens presenta una situación de ruina inminente por el peligro de desprendimiento, ya que, de hecho, unas semanas antes –el 21 de diciembre de 2019- diversas partes y estructura de este vetusto inmueble cayeron sobre la vía pública y sobre una vivienda contigua a las que provocaron múltiples daños materiales. Además, diversos vehículos resultaron afectados en los mismos desprendimientos. Los 4.725 metros cuadrados de los que consta la Cens se han deteriorado notablemente en los últimos años sin que se haya efectuado ningún tipo de obra de consolidación, reparación o rehabilitación. 

Sin embargo, un informe municipal de los técnicos del ayuntamiento, al que ha tenido acceso en exclusiva L’Actualitat– fija en 3,4 millones de euros el coste de construir un nuevo edificio a imagen y semejanza a la actual Cens. El cálculo económico del consistorio vallbonense se basa en los preceptos que se establecen en el actual ordenamiento urbanístico vigente valenciano, en el artículo 188 de la Lotup. De los dos supuestos previstos en la citada ley valenciana una de ellas se refiere a las labores de estabilidad, seguridad, estanquidad y consolidación estructural en un edificio o la restauración en las condiciones mínimas que permiten un uso efectivo, es en el primer caso en el que se ha basado el consistorio para realizar su valoración económica. De hecho, la restauración está fuera de toda opción ya que la Cens está fuera de ordenación urbanística: está levantada sobre suelo dotacional público múltiple –aprobado en febrero de 2019- tras dejar atrás su consideración como suelo urbano ensanche en el plan general de ordenación urbana (PGOU) de 2004. Además, presenta otras irregularidades: con el planeamiento de 2004 tenía permiso para una planta baja y tres alturas y, sin embargo, rebasa en 4 alturas el máximo permitido por la legislación local, tanto en el PGOU de 2004 como en la modificación de 2019. 

Los informes de los técnicos municipales recuerdan que tanto la legislación estatal como la autonómica que regulan el deber de los propietarios de los inmuebles respecto de su conservación y mantenimiento “establecen el límite económico en la mitad del valor de una construcción de nueva planta, con similares características e igual superficie útil que la preexistente”. De esta forma, la construcción de una finca exactamente igual está fijada en 3,4 millones de euros, con la inclusión de los honorarios técnicos y las licencias urbanísticas, mientras que el valor de conservación o límite normal de conservación y rehabilitación quedó en los referidos 1,7 millones de euros, también con todos los gastos añadidos previstos. 

Valoración económica

Estos datos económicos elaborados por el Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona conducen, a tenor de los informes redactados por los técnicos, a considerar el inmueble “en situación legal de ruina”. Estas conclusiones son el resultado de ponderar todas las cifras existentes el respecto: el valor de una construcción similar está fijada en 3,4 millones de euros, el límite del deber legal de conservación se establece en los referidos 1,7 millones de euros mientras que, por último, el coste de las obras para devolver el edificio a las condiciones adecuadas de estabilidad, seguridad, estanquidad y consolidación estructural asciende a más de la mitad, en concreto 2,1 millones, algo que la legislación prevé en sus preceptos urbanísticos. 

El informe reconoce que el edificio “se halla en un estado de total abandono, con una falta absoluta de conservación y mantenimiento por parte de la propiedad, no se ha llevado a cabo ninguna tarea de mantenimiento en el edificio, así como no se han realizado las preceptivas inspecciones técnicas que deben llevarse a cabo en edificios de uso residencial, por lo tanto, la propiedad ha incumplido su deber de conservación”. 

Por último, cabe señalar que todos los informes señalan que el edificio tampoco está catalogado ni está en vías de un proceso de catalogación y, además, está fuera de ordenación pues es incompatible con su consideración como “suelo dotacional múltiple” y el exceso de plantas en el inmueble, con cuatro alturas más de las permitidas. 

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

La mala planificación urbanística obliga a la Pobla de Vallbona a pagar más de 150.000 euros a la empresa del ex futbolista Garcia Pitarch por el alquiler de terrenos para ampliar el cementerio