El próximo 24 de marzo concluye el plazo de alegaciones sobre el nuevo hipermercado de la Rascanya que abrirá el jueves día 12

Se crearán entre 70 y 80 puestos de trabajo

El próximo día 24 de marzo concluye el plazo para que las personas físicas o jurídicas que así lo estimen oportuno puedan presentar las alegaciones contra la construcción del futuro hipermercado que se está construyendo en la Rascanya de la Pobla de Vallbona y que, ciertamente, está ya en la fase final antes de la apertura oficial de sus puertas prevista para el 12 de marzo, jueves. 

El Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona ha decretado un plazo de un mes para las alegaciones a la licencia ambiental que solicitó la empresa interesada en este proyecto comercial, de obligado cumplimiento y en el que se intenta conocer cualquier tipo de impacto sobre el entorno natural o la salud humana que puede desencadenar en un futuro. 

Este tipo de licencias son relativamente más ágiles en su procedimiento administrativo con el objetivo de que la actividad comercial pueda iniciar lo más pronto posible su funcionamiento normal. De esta forma, el pasado 13 de diciembre la representante legal de la cadena de hipermercados solicitó al Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona la correspondiente licencia ambiental. 

Tras su periplo por los despachos de la casa consistorial, el expediente administrativo continúa su periplo hasta la concesión definitiva que da opción a la licencia de actividad. De momento, esta licencia ambiental está en periodo de alegaciones para que cualquier persona pueda aportar cualquier iniciativa sobre la posibilidad de un impacto. 

La puesta en marcha de este hipermercado obedece a una estrategia comercial, ligada a la expansión urbanística y al crecimiento poblacional del área oeste de la Pobla de Vallbona. Asentada sobre una antigua fábrica de ladrillo cuya vida languideció al ritmo de la virulenta crisis económica y urbanística que afectó sobre manera en un municipio diseñado a base de la construcción y la vorágine inmobiliaria. 

El volumen de facturación anual es impactante para este grupo que se sitúa ya en el top ten de los negocios ligados a la alimentación, de hecho, en el año 2017 facturó 120 millones de euros y el pasado 2018 alcanzó hasta los 130 millones, lo que hace ver la capacidad de este nuevo hipermercado y que en el caso de la Pobla de Vallbona puede suponer un punto de inflexión. 

Entre 70 y 80 empleos

En un hipermercado de la capacidad de la Pobla se estima que creará entre 70 y 80 puestos de trabajo tal y como ha ocurrido en otros municipios de tamaños similares. En los próximos días se irán conociendo nuevos aspectos y novedades sobre la apertura de este hipermercado, así como la elección de los aspirantes escogidos para trabajar en el inicio de la nueva temporada. 

De hecho, una gran mayoría de estos hipermercados se cimientan sobre parcelas de hasta 4.000 metros cuadrados para salas de ventas sobre un volumen total que alcanza los 12.000 metros cuadrados. En este primer trimestre se abrirán tiendas en la Pobla de Vallbona, Tomelloso y Amposta. 

Lo cierto es que la entrada en funcionamiento de este centro comercial repercutirá no solo sobre el pequeño comercio local –martilleado desde hace años por todos los gobiernos- sino también sobre el resto de superficies comerciales ubicadas en los alrededores. Por ello, se hace necesaria una reflexión sobre los usos y las utilidades que en un futuro plan general de ordenación urbana (PGOU) –aquel que delimita y diseña la ordenación territorial- se puede conferir al término municipal de la Pobla de Vallbona. 

2 Comments

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

El Ayuntamiento de la Pobla publica la licencia ambiental del hipermercado de la Rascanya y abre el periodo de alegaciones

Següent notícia

La Fiscalía archiva una denuncia por la posible presencia de carriladas íberas en la zona del hipermercado de la Rascanya de la Pobla

Últimes entrades