El gobierno municipal aduce un “cambio de criterio técnico” de la Conselleria en la reducción del aforo del pabellón para los playbacks de las Fallas

El acto vio disminuida la afluencia de público

/

Un cambio de criterio por parte de los técnicos de la Generalitat Valenciana está detrás de los problemas de seguridad en el aforo del pabellón municipal de la Pobla de Vallbona que albergó los pasados playbacks de las fallas de este año, uno de los actos que más público congrega en la localidad desde hace décadas. 

Esta es al menos la explicación ofrecida por el equipo de gobierno municipal en el pasado pleno ordinario del mes de marzo, celebrado días antes de decretarse el Estado de Alarma.

El pasado 29 de febrero se celebraron los citados playbacks de las Fallas de 2020, en los que resultó ganadora la falla Josep Antoni. Sin embargo, la sorpresa surgía días antes cuando la conselleria de Justicia, Interior y Administración Pública visitaban las instalaciones que iban a albergar una cita que suele congregar a alrededor de 1.300 personas. Hasta la edición de este año no se había producido ningún tipo de contratiempo.

El gobierno local subraya que la documentación administrativa necesaria para la celebración de los playbacks se remitió cerca de cuatro semanas antes, el tiempo suficiente para cotejarlo y emitir un informe. Según aseguran las mismas fuentes, el procedimiento seguía el mismo cauce, sin que hasta la edición de este año se hubiese recibido ningún tipo de rectificación de la Generalitat. 

Pocos días antes del acto se presentaron los técnicos de la conselleria para observar sobre el terreno las características del pabellón, el aforo y las medidas de seguridad necesaria habida cuenta que hasta ahora se reunían cerca de 1.300 vecinos y vecinas. El revés sobrevino cuando los técnicos reducían el acto a 700 personas, es decir, 600 menos de los previstos. 

Este contratiempo obligó al equipo de gobierno a alegar con premura y celeridad las razones para su celebración por el miedo a crear polémica en el mundo fallero en un acto multitudinario. Al final, los técnicos aceptaron las razones del gobierno de la Pobla de Vallbona y aumentaron de las 700 iniciales a cerca de 1.000 las personas que se podrían sentar en el pabellón. Es decir, cerca de 300 deberían quedarse en la calle, a pesar de que desde días antes ya se habían vendido las entradas y, por tanto, podría generarse un buen escándalo, algo a lo que los gobernantes tenían verdadero pánico. 

Finalmente, el acto se desarrolló por los parámetros establecidos en el que resultó vencedora la comisión fallera de Josep Antoni de la Pobla de Vallbona. 

Interpretaciones divergentes

La interpretación que hacen gobierno y oposición sobre estas vicisitudes son divergentes, como es normal y habitual en política. Mientras, el equipo de gobierno destaca que el ayuntamiento “no tuvo ninguna culpa” en el revés de la Conselleria al que atribuyen “un cambio de interpretación de los técnicos ya que ni se ha modificado las características del pabellón ni tampoco han variado la normativa vigente en materia de espectáculos.  

La portavoz municipal de Ciudadanos, Inma Belenguer, insiste en “la descoordinación” del gobierno local a la hora de explicar estos contratiempos toda vez que las entradas ya se habían pagado y recordó que “mucha gente se quedó fuera del pabellón” sin poder presenciar el espectáculo fallero. Además, Belenguer afeó que esta descoordinación se produjo pese a que la delegación de Fallas cuenta con un concejal con dedicación exclusiva, en contraposición a la pasada legislatura. 

La concejala del PP Rosana Marín, ex edil de fiestas entre 2007-2015, culpó directamente al ayuntamiento de los problemas sucedidos “en el acto más importante en la Pobla” durante los últimos años. “El gobierno municipal debería haberse interesado semanas antes del estado en el que se encontraba la solicitud del permiso para los playbacks ya que se trata de un acto programado, el ayuntamiento no realizó su trabajo y por ello debe asumir su culpa y actuar con mayor previsión en el futuro”, zanjó Marín. 

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

Cinc claus per a desinfectar la roba a casa en temps de coronavirus

Següent notícia

La Mancomunitat reparte 2.250 mascarillas entre los comercios abiertos en Camp de Túria