El Ayuntamiento de la Pobla terminará de pagar en el año 2038 dos créditos de 3’5 millones de euros suscritos en 2018

El capital pendiente a finales de 2020 será de 4’7 millones de euros, aunque podría variar en función de la crisis desencadenada por el Covid-19

En una administración pública, al igual que ocurre en las economías domésticas, es importante ser consciente de la situación financiera para saber gestionar correctamente los ingresos y los gastos municipales. En el caso de la Pobla de Vallbona hay que tener en cuenta que arrastra una enorme deuda desde hace ya dos lustros, hasta el punto de llegar a los 10’7 millones de euros en el año 2013.   

Las cuentas del equipo de gobierno pasan por aminorar los actuales 5’2 millones de euros de capital pendiente a finales de 2019 hasta los 4’7 millones que existirán en diciembre de 2020, aunque estas cifras se podrían aumentar al alza en función de las operaciones de tesorería o con las entidades bancarias a raíz de la crisis desencadenada por el Covid-19. 

Para reducir la deuda municipal hasta los 4’7 millones, como así estaba previsto en la aprobación del presupuesto de este año, deberán abonar los 21.000 euros previstos en materia de intereses bancarios y los 462.596 euros en concepto de amortización. Es total, deberá desembolsar los referidos 483.000 euros entre ambas partidas (intereses y amortización). 

Sin embargo, las previsiones podrían irse al traste por la crisis del Covid-19, en la que se podrían ver castigados los ingresos ordinarios y el aumento del gasto municipal, en especial el destinado para atender las necesidades sociales y el fomento del empleo y las políticas de reactivación económica que se prevé en una coyuntura en la que predominará la incertidumbre. 

Un repaso a la historia de préstamos bancarios es suficiente para trazar un dibujo sobre las políticas llevadas a cabo por los diferentes equipos de gobierno que han pasado por el ayuntamiento. El cénit de este cúmulo prestamista se alcanzó en el año 2013 con los referidos 10’7 millones de euros, con diferencia el más elevado del Camp de Túria. 

De esta forma, al siguiente año -en 2014- en la Pobla de Vallbona se pasó a una deuda de 8’3 millones de euros, otros 6’7 millones de euros en el ejercicio de 2015, en el siguiente presupuesto de 2016 se pasó a los 6’2 millones que un año más tarde, en 2017, se redujo a la mitad con 3’2 millones de euros. Los datos del Ministerio de Hacienda publicados, a los que ha tenido acceso L’Actualitat, demuestran que el año siguiente -en 2018- descendió hasta los 2 millones de euros. 

Sin embargo, a finales de 2019 la deuda se volvió a disparar hasta los 5’2 millones. Por el medio, cabe destacar los 3’5 millones de euros suscritos con sendas entidades bancarias –Bankia y BBVA- para acometer las inversiones públicas en el año 2018. 

Si se sigue la senda de la regularidad en el resto del año, está previsto finiquitar, definitivamente, el capital pendiente (203.268 euros) por el préstamo de 2’8 millones de euros solicitado en el año 2005. Sin embargo, todavía quedarán por pagar los otros dos créditos bancarios obtenidos en el año 2018, uno de ellos con un capital pendiente de 1’9 millones y otro de 1’4 millones. El 26 de enero de 2020 es la fecha en la que concluirán las mensualidades de intereses y amortización. 

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

El alcalde (Compromís) acusa al PP de dar licencias de obras ilegales y aprobar viviendas sin alcantarillado

Següent notícia

L’ajuntament de la Pobla de Vallbona anuncia l’arribada d’1’6 milions d’euros en subvencions però no concreta cap pla per a autònoms, comerços i professionals