Cuando el colegio Mas de Tous era un hotel de 3 estrellas

Los terrenos donde se ubica el colegio estaban destinados a albergar un hotel.

Seguramente, pocos o ninguno de los actuales concejales que conforman el pleno del Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona conocen que los terrenos donde se cimienta el edificio del colegio de infantil y primera del Mas de Tous estaban destinados a albergar un hotel. Sí. Así como lo leen. No es cuestión de boutades ni de tomar el pelo a nadie. Lo decidió el ayuntamiento que en aquel año –mayo de 2001- gobernaba el municipio: el Partido Popular, por boca de su entonces alcalde Vicente Alba. La decisión, tomada por mayoría absoluta del PP, no dejaba de sorprender o de causar incluso hilaridad entre muchos vecinos o lectores, especialmente porque en la Pobla no había ningún tipo de establecimiento hotelero. La cercanía a la capital, Valencia, no hacía factible ni plausible un proyecto de semejante magnitud. Sin embargo, tan fácil como la vida misma, el Partido Popular aprobaba con sus votos –los únicos- una modificación urbanística para llevar a cabo un proyecto hotelero. Por su parte, el PSPV y el Bloc optaban por la abstención y Unión Valenciana votaba en contra del referido hotel.   

Una parcela de titularidad municipal de 7.200 metros cuadrados de extensión situada en la partida del Mas de Tous, que otorga el nombre a la partida municipal, se destinaba –por primera vez en la historia- a una finalidad poco conocida entre sus habitantes.: un hotel con categoría de tres estrellas para turistas y veraneantes. Poco que ver en la realidad. De hecho, los 7.200 metros formaban parte de los terrenos que en su día obtuvo el Ayuntamiento de al Pobla con ocasión del plan parcial de la antigua IBM de equipamiento comercial, en el que se permitían otros casos como la hostelería. El proyecto se llevaría a cabo mediante una cesión del suelo a la empresa privada interesada en llevar a cabo el hotel. El procedimiento de este proyecto consistía en sacar a concurso público la concesión de los mencionados terrenos para que una empresa construyese el citado hotel. De esta forma, tras un periodo de 40 años los terrenos volverían a ser de titularidad municipal. Falta saber, como en todo este tipo de casos, en qué condiciones volverían a las arcas públicas. 

La aprobación de este tipo de programa urbanístico en mayo de 2001 denota la escasa amplitud de miras que en determinados periodos de la historia democrática ha imperado en este municipio. Al final, el proyecto de hotel quedó en un bluff, como muchas otras iniciativas o globos sonda que se han lanzado sin ningún tipo de rigor o seriedad, porque de otra manera no puede entenderse. Los terrenos se destinaron, finalmente, para construir un colegio de infantil y primaria denominado Mas de Tous, que actualmente acoge a cientos de niños y niñas en sus aulas. ¿Dónde estaría hoy ese colegio si finalmente se hubiese construido el hotel de tres estrellas?  

Cabe preguntarse si en una situación como aquella los políticos actuaron de acuerdos a las futuras necesidades dotacionales o imperó, como ocurre en muchas ocasiones, el lucimiento político de aquellos que no veían más allá de la esquina. Por ello, se hace necesaria una planificación adecuada a las necesidades reales de los ciudadanos y dejar a parte proyectos faraónicos o irreales. 

Deixa un comentari

Your email address will not be published.

Notícia anterior

El ple demana un segon institut però no fixa dates de terminis per a l’inici i final de les obres

Següent notícia

Curs escolar: ni aprovat general ni classes en estiu